Páginas vistas en total

martes, 27 de septiembre de 2011

¿Qué debo hacer si tengo alumnos con necesidades educativas especiales?:

Muchos profesores estáis tomando contacto con vuestro grupo clase y es muy probable que entre vuestros alumnos haya alguno que presente necesidades educativas especiales. No debería terminar el mes de septiembre sin tener localizados a estos alumnos y seguir los pasos mínimos que ahora les propongo:

1º. Identificar al alumnado.

Lo primero es conocer qué alumnos tienen necesidades educativas especiales en los grupos a los que va a dar clase. Para esto tiene varias fuentes de información: puede consultar al orientador que atiende a su centro, a la jefatura de estudios o a los tutores de los grupos. Esos profesionales tienen la obligación de tener localizados a ese alumnado.

2º. Lea los informes de evaluación psicopedagógica.

Todos los alumnos con necesidades especiales tienen un informe de evaluación psicopedagógica donde se explican sus necesidades y se ofrecen algunas pautas de intervención. Es obligación de los profesores tener conocimiento de esa información.

3º. Solicite asesoramiento al orientador u orientadora.

Es posible que algunos aspectos más técnicos del informe o de las necesidades del alumno le cueste comprenderlas. En cualquier caso, hable con el orientador y pida asesoramiento sobre cómo actuar con esos alumnos.

4º. Hable con el tutor, tutora o profesores del año anterior.

El tutor y los profesores del curso anterior son una buena fuente de información de cómo es el alumno y de cómo orientar mejor la intervención con él.

5º. Infórmese y fórmese si el alumno padece un trastorno.

Muchas necesidades especiales están asociadas a algún tipo de trastorno. Somos profesionales y estamos obligados a tener conocimientos a la altura de nuestra profesionalidad. En la mayoría de los trastornos habituales en la escuela, existen guías editadas para educadores: hay que leerlas. En otros casos las necesidades están asociadas a condiciones de sobredotación intelectual. También existen guías y bliografía sobre el tema.

6º. Entrevista a la familia.

Las familias de niños con necesidades educativas especiales tienen una preocupación añadida al resto de padres: si su hijo será atendido adecuadamente y si los profesores estarán a la altura. Cuanto antes entrevístese con ellos, muestre interés por su hijo, pregúnteles por sus necesidades y por cómo puede ayudarles desde el aula.

www.jesusjarque.com




Cómo ayudar a mi hijo a ser más organizado



¿Cómo puedo ayudar a mi hijo para que sea más organizado en los estudios?
Es un problema frecuente sobre el que muchas familias demandáis orientaciones.

1. CÓMO SON ESTOS CHICOS

Se trata de niños que presentan algunas de estas características:

- Tienen una forma más o menos caótica de afrontar y organizar sus tareas escolares.

- No se organizan el tiempo, no saben priorizar las tareas por importancia, piensan que tienen tiempo suficiente y no suelen cumplir los plazos. No suelen aprovechar el tiempo

- No llevan cuenta de lo que tienen que realizar: olvidan tareas, hacen las que no eran necesarias…

- Su material está muy mal organizado: olvidan o pierden el material, los cuadernos son caóticos.

- Los padres tienen que supervisar continuamente lo que hacen para que intenten llevar al día los estudios.

2. RECOMENDACIONES

Estas son algunas recomendaciones para afrontar este tipo de problemas con ellos y ayudarles, efectivamente a ser un poco más organizados.

1º. Utilice una libreta de tareas.

Mejor que el uso de agendas, con estos niños es más adecuado utilizar una pequeña libreta donde cada día anote lo que tiene que hacer. Al principio habrá que animarlo y habituarle a que a lo largo de la mañana anote las tareas que tiene que ir realizando, los exámenes y trabajos que le van fijando. Cada nuevo día una hoja nueva.

2º. Organice la lista de tareas.

Cada tarde ayúdele a organizar la lista de las tareas que trae anotadas. Puede señalar el orden de prioridad en el que va a afrontarlas. Por ejemplo, primero los ejercicios de Inglés, después los de matemáticas… Para organizar la lista de tareas, es adecuado agruparlas en función del tipo de actividad. Por ejemplo, si para Inglés y Lengua requiere usar el ordenador, es preferible dejar estas tareas para el final y afrontralas a la vez.

3º. Tache las tareas realizadas.

Cada vez que termine una tarea de la lista, que la tache. De esta forma comprobará las que lleva realizadas y las que le restan.

4º. Marque un tiempo limitado.

La organización del tiempo es un problema que suelen presentar estos niños. Ayúdele a limitar el tiempo de realización. Los relojes de arena son una ayuda extraordinaria para esto. Son fáciles de conseguir en las tiendas multiprecios. Puede utilizar diferentes unidades de tiempo, por ejemplo, una tarea la debe realizar en dos vueltas de reloj de arena.

5º. Simplifique la organización.

En chicos con estas dificultades cuanto más se simplifiquen las cosas mejor. Por ejemplo, es mejor utilizar cuadernos o libretas en las que las hojas no puedan cambiarse de lugar que bloc de anilas o carpetas con hojas sueltas. Si le entregan alguna hoja suelta, puede pegarla en una hoja para no perderla. En chicos de primaria lo mejor es utilizar un cuaderno o libreta de diferente color para cada área. En chicos mayores, puede ser útil utilizar un único bloc de los que tienen hojas con diferentes colores, cada una para una asignatura. Lo mismo ocurre con el uso de tintas. Utilizar bolígrafos de diferentes colores suele complicar más las cosas. En estos casos es preferible simplicar y utilizar un único color de tinta. Cuantas menos cosas necesite usar mejor.

6º. Importante – No urgente.

En estos niños es importante enseñarles a distinguir entre tareas “importantes-urgentes” (de hoy para mañana) y las “importantes-no urgentes“, como trabajos o preparación de exámenes. Habría que enseñarles a dedicar todos los días un tiempo a este tipo de tareas, porque son más rentables para su gestión del tiempo.

7º. Use calendarios.

Mejor que las agendas utilice calendarios. Debe tener siempre visible un calendario en el que aparezca el mes actual y el siguiente. Cada mes en un folio con espacio suficiente en cada uno de los días para poder realizar anotaciones. Las fechas de exámenes y trabajos se pueden marcar con chichetas de colores y de esta forma controlar mejor las actividades.

8º. Se trata de que aprenda a hacerlo.

Aunque al principio usted como padre o madre le ayudará a organizarse, el objetivo es que el chico aprenda a utilizar estas estrategias de manera autónoma. Así que progresivamente tendrá que ir retirando su ayuda.

Espero que estas pautas les ayuden y les resulten útiles.

www.jesusjarque.com